Cables morse nauticos

Cables morse

Es primordial el manejo de los cables morse, en todo aparato propulsor de cualquier barco, puesto que, este cable es encargado del control de gas. A la hora de embarcar debemos vigilar que esté funcionando debidamente, para así, no tener algún contratiempo mientras que naveguemos. Actualmente estos cables van regidos con unas palancas modernas que hacen que el gas y la marcha vayan adecuadamente sin ningún tipo de complicación. Además de maniobrarse o no al tiempo que se va acelerando.

Características de los cables morse

  1. Los Cables morse para el mando de barcos y motores fuerabordas o intrabordas tienen múltiples medidas, entre las más comunes podemos destacar:

Cable de 9 FT: Miden aproximadamente 274 cm

Cable de 10 FT: Miden aproximadamente 305 cm

Cable de 11 FT: Miden aproximadamente 335 cm

Cable de 12 FT: Miden aproximadamente 366 cm

  1. Posee una rosca al extremo, por donde entra a presión del gas.
  2. Puede hallarse un cable de inversora mecánica y embrague
  3. Aunque actualmente existen diversos aspectos de cables, el clásico es el más recomendado.

¿Por qué comprar cables morse?

Si deseas que tu embarcación posea un funcionamiento adecuado y que se maneje a las direcciones que deseas, debes optar por un cable morse, porque sin el ¿Cómo haces para que fluya el gas?

¿Cómo saber si se ha roto el cable morse del barco? Y ¿qué se debe hacer?

Con el paso de tiempo, debido a la corrosión del ambiente marino u alguna torsión se rompe la conexión entre el cable interno y el extremo roscado. Cuando esto sucede, se nota que el propulsor no acelera. Al observar que el cable se quebró, se debe:

  1. Sustituir por uno de tipo y longitud similar, se puede realizar esta maniobra sin tener gastos de dinero, tan solo se debe poseer conocimiento del cable y de manera cuidadosa proceder a esta sustitución.
  2. Al final del cable se observa una pieza de plástico blanca que va enroscada en la varilla que entra a presión sobre una bola situada en la palanca de gas: se deberá retirar sin romper ya que servirá para el cable con el que se sustituirá.
  3. Indagar el mecanismo interior del morse: es importante saber las medidas del anterior cable, para así, conocer la distancia donde se enrosco el terminal u otros aspectos relevantes.
  4. El punto de anclaje del nuevo cable posee unos muelles que le permiten desplazarse con la acción del mando: anclar el cable con esta pieza, haciendo presión para mantenerla en tensión y es ahí donde empieza a fluir el gas.